Modalidades de contratación

Existen tres modalidades de contratación del Servicio de Telefonía Móvil:

Plan post pago con abono
Consiste en el pago por adelantado de un abonofijo mensual para el uso del servicio el cual puede incluir diferentes prestaciones como por ejemplo minutos libres, cantidad de mensajes de texto, transferencia de datos, etc. donde, una vez agotado el valor del abono,  los consumos posteriores serán facturados en el vencimiento del mes siguiente, es decir, en forma posterior al consumo de las comunicaciones realizadas.

Plan prepago con abono
Consiste en el pago por adelantado de un abono para el uso del servicio hasta un monto fijo en pesos el cual puede incluir –dependiendo del plan contratado- una cantidad cierta de minutos libres o relacionada con el monto del abono (por ejemplo un abono de $50 con un costo de $0,29 el minuto); cantidades ciertas de SMS y/o paquetes de datos. Luego de consumido ese monto fijo, las llamadas posteriores o excedentes deberán ser prepagadas, mediante la carga de crédito a través de tarjetas de recarga u otras modalidades de recarga habilitadas por los prestadores.

Plan prepago (o con tarjeta)
Consiste en el pago anticipado de un valor cierto para efectuar comunicaciones, a través de la carga en el terminal de crédito. Estos planes prepagos no poseen factura ni abono mensual implicando la necesaria recarga de crédito a través de las vías habilitadas por la empresa para tal fin (carga a través de tarjeta, medios electrónicos, tarjeta de crédito, ticket bancario, etc.). Una vez consumida la totalidad del crédito, el servicio permanece activo para recibir llamadas y comunicarse con números de emergencias, sin realizar nuevas recargas, por un lapso determinado luego del cual quedará deshabilitado y posteriormente disponible para otro cliente, dicho plazo de “hibernación” varía según la empresa prestataria de que se trate.